Pasar al contenido principal
Ya vienen Los Reyes…
Ya vienen Los Reyes…
Belén

No, claro, diréis que no es noticia. Que todos los años llegan. Que tras los cinco primeros días de enero aparece, pintado en rojo en el calendario, el sexto. Y que cada seis de enero celebramos la Epifanía, la Manifestación del Niño Dios ante los Magos, los Sabios de Oriente.

Diréis que hace ahora un par o tres de milenios ya nos lo contó Mateo en su Evangelio: Cuando Jesús nació en Belén de Judea vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto y venimos a adorarle (…). Y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y se regocijaron con muy grande gozo. Al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Y fueron sagaces Melchor, Gaspar, Baltasar y otros tantos como ellos; sagaces fueron sus pajes y servidores pues habiendo sido conminados por Herodes para que después de encontrar al Niño volvieran a su palacio y le dijeran dónde hallarlo, prefirieron no hacerlo pues no se fiaban de quien luego entregaría a Salomé la cabeza del Bautista y no regresaron.

Y el Niño recibió el oro por ser Rey, el incienso por ser Dios, la mirra por ser Hombre.

No, no es noticia que los Reyes, los Magos, los Sabios estén llegando. Pero resultar resulta que en la iglesia de Las Reparadoras del barrio de San Martín, Donostia el día 4 Olentzero entregará el farolillo, el testigo de estas fechas, a uno de los pajes de Sus Majestades de Oriente y así él regresará a sus montes y bosques y ellos esperaran a que sea seis y jueves, seis de enero.

Esperarán dando de beber sus camellos, leyendo las últimas cartas, pensando en que ningún niño ha de quedarse sin presente. Aunque no sea ni oro ni incienso ni mirra.

Pasearán los muy excelsos soberanos frente al mar. Y se acercarán muy posiblemente a la calle Camino. Allí, cerca de la iglesia de los hermanos capuchinos, en el centro base del proyecto Miriam de atención integral a la mujer, unas cuantas decenas de voluntarias andarán ya preparando toda la logística para que el gran momento del Opila Roscón Solidario(a) sea digno de reyes y hombres, de mujeres y niños, de niñas y de seres humanos tocados por el amor hacia los demás.

Por tercer año consecutivo, el miércoles 5, a partir de las 10.00 de la mañana y por solo 200 céntimos de euro, cada quien y cada cual recibirá un batido de chocolate y un trozo de roscón. Más alguna sorpresa y mucho amor.

Pero no será un roscón cualquiera. Ni cientos cualesquiera. Noooo. Los habrán elaborado los mejores pasteleros, reposteros, panaderos, dulceros, chocolateros de los alrededores. Los agrupados en una asociación que sabe a buena masa, buena crema, mejor nata y exquisitos aromas: Gozoa, sociedad que reúne a muchas y muchos de los más grandes creadores de por aquí cerca, acérrimos paladines de la Gastronomía Dulce Artesana. Es decir, la de verdad de la buena. En Gozoa encontramos a Lorena Gómez, de la bombonería Maitiana, al maestro azpeitiarra Ignacio Egaña, al no menos imperioso Iñigo Odriozola de Txintxu, a David Martín, de la gran Oiartzun de Igentea con Mayor y el obrador en Jai Alai. A los grandes de Geltoki, tan cerca del Topo de Easo, a los magos del chocolate de Chocarte, cerca del Tánger. A Pilar, heredera de toda la sabiduría de Garicano. Está un nombre mítico, Sayalero, de Zarautz. Tres divinos y divinas de Hernani (Oa, Adarraga, Esnal) Jagoba de Errenteria, Sarobe de Bera. Más Labe Goxo de Usurbil, los grandes de Arruti e Iñaxi de Andoain y por supuesto, a un Gorrotxa, un Gorrotxategi, Rafa.

Imaginaros decenas, cientos, muchos cientos de raciones chiquitas de rosco creadas por ellas y ellos, los mejores. A 200 céntimos (solidarios) de euro. Con la ayuda, im-pres-cin-dible no solo de decenas de personas voluntarias sino de Eroski, que ofrece el batido, de Almacenes Usabiaga (esa empresa de Urretxu dedicada desde 1908, como mayorista, a la distribución de materia prima alimentaria ), de Komaidak de Oiartzun, grandes líderes del mundo del papel y el cartón y de Envaseko, empresa dedicada al arte del packaging que defiende a ultranza la economía circular de reciclado y reutilización de materiales.

Con todos esos cómplices de tanta categoría profesional y humana, con la solidaridad de todos nosotros, seguro que los cientos de cientos de bolsitas, más el batido y las sorpresas, se agotan antes del meDiodía. Pero si no pueden acercarse a la plaza Gipuzkoa porque puede que la gente se amontone pidiendo su racioncilla de rosco y lo que ustedes quieren es mostrar su hermandad con quienes menos tienen, habrá una venta ‘virtual’. Permanezcan atentos a nuestras páginas y a las de los periódicos para saber cómo y cuándo.

Ya vienen Los Reyes. Como siempre, diréis. No, cada Epifanía es distinta, diferente, nueva.

Por Begoña del Teso

 

HAZ UNA DONACION ó ASOCIATE CON NUESTRA LABOR

Colabora para ayudar a las personas que más lo necesitan de nuestros pueblos y ciudades. Tu aportación mejora la vida de las personas y las familias que acompañamos. Juntos construimos una sociedad más justa.