Pasar al contenido principal
MARÍA TERESA LOPEZ:“Voy a cargar mi mochila para aumentar mi comprensión, mi entrega… hacia las personas más necesitadas”.
Descripción

La formación es una constante en la vida de María Teresa López (Pamplona, 1946). La religiosa teresiana y voluntaria de CARITAS GIPUZKOA, mira de frente a las Personas Sin Hogar. 


En el mes de julio, participaste en uno de los cursos que Caritas Española organiza en El Escorial.
Así es. En el módulo “La sabiduría del Corazón”. Me apunté porque me pareció muy importante ver la necesidad de saber transmitir la importancia y lo positivo de los sentimientos a la gente a la que medico como voluntaria de CARITAS GIPUZKOA.
 
Para ti ¿qué es la formación?
Es algo esencial y fundamental para poder enriquecerme de lo que recibo del voluntariado y del personal contratado de Caritas. Y naturalmente, para poder transmitir, a todas/os las/os participantes con los que contacto en área de Personas Sin Hogar, aspectos importantes para las realidades que viven.
 
Un ejercicio aconsejable para el voluntariado. 
¿La formación? ¡Fundamental! Se tratan realidades nuevas para los que no estamos preparadas/os y nos ayuda a la hora de transmitir a las/os participantes la misma riqueza que recibimos.
 
¿Formarse para transformar?
Exactamente. Para cambiar y transformar en positivo todo lo que nos parece negativo.
 
Eres voluntaria de área de Personas Sin Hogar.
Desde hace dos años. Poco tiempo pero está siendo un voluntariado muy enriquecedor y positivo.
 
¿Qué aportas como voluntaria? Y ¿qué te aportan las/os participantes?
Aporto mi presencia y mi relación con ellas/os. El intercambio. Unas personas que viven situaciones muy diferentes a las mías y con las que me quiero solidarizar cada vez más, me aportan una capacidad enorme de comprensión.
 
¿Se puede formar alguien con una persona de la calle?
Muchísimo. Recibo más de lo que aporto. Mucho más.
 
Pero tu mochila no está vacía; has vivido durante muchos años en África.
Sí. Estuve 40 años trabajando en Angola, sobre todo, en el ámbito de la formación y la sanidad. Pero ahora voy a cargar mi mochila para aumentar mi comprensión, mi entrega… hacia las personas más necesitadas.
 
Siendo religiosa estudiaste Medicina.
En Angola trabajaba en el ámbito social y mi congregación me dio la oportunidad de estudiar Medicina. Empecé la carrera con 34 años en Zaragoza. Durante siete años –hice un esfuerzo enorme porque era de Letras– ‘apretando bien los tornillos’ lo logré y volví profesionalmente preparada a África.

 

 

teresa
Detalle