Pasar al contenido principal
El sinhogarismo cada día va a más
El sinhogarismo cada día va a más
Sergio Corchón

Sergio Corchón (Irun, 1978) es el responsable del área de Personas Sin Hogar (PSH) de CARITAS GIPUZKOA, compuesta por los proyectos: Hotzaldi, Aterpe y Bidelagun. Sergio nos retrata la fotografía de las Personas Sin Hogar con las que convivimos.

 

CARITAS GIPUZKOA participó el pasado 26 de octubre, en el quinto estudio sobre la situación de las personas en situación residencial grave. Jornada más conocida como ‘Kale Gorrian’ ¿En qué consistió?
‘Kale Gorrian’ se realiza una noche cada dos años en toda la Comunidad Autónoma Vasca. Cada vez hay más municipios vascos que se adhieren. Se trata de, a través del voluntariado, salir al encuentro de personas que se encuentran en situación de calle. Pararnos, escucharlas/os y hacerles algunas preguntas específicas -pueden responder o no- para saber, a grandes rasgos, cuál es su situación.

Una actividad muy interesante que cuenta con una vertiente de sensibilización; participan gente joven, estudiantes, entidades sociales...

‘Kale Gorrian’ se realiza cada dos años.
Efectivamente. Al año siguiente del recuento nocturno, con la información recabada, se organiza una interesante jornada donde se da a conocer el resultado y el análisis del estudio realizado. En las agendas de las políticas públicas de las administraciones, cada día se tiene más en cuenta este problema; el sinhogarismo cada día va a más.

Personas Sin Hogar (PSH). ¿Qué hay detrás de una persona en situación de calle?
¡Uf! Un mundo. Cada persona camina con una mochila llena de diversas ‘cargas’. Actualmente, en nuestro entorno más cercano, las Persona Sin Hogar, a grandes rasgos, en su mayoría, son chicos muy jóvenes.

¿Cuál es su procedencia?
El África subsahariana y el norte del continente africano. Muchos cuentan con estudios, pero la Ley de Extranjería los envía a una situación de exclusión social, laboral… Es decir, a la calle; con todo lo que conlleva esa realidad.

Hay un segundo perfil.
Sí. Persona nacida aquí, más hombres que mujeres -en aumento- que arrastran diversos problemas. ¿Uno de ellos? El más visible; la vivienda. ¿Otros? Adicciones, salud mental, dependencia…
En este sentido, es muy importante diferenciar cuatro conceptos fundamentales. Sintecho; personas que vemos en la calle, duermen en los bancos de los parques…
Dos. Personas que residen en diferentes recursos sociales; albergues, centros y pisos de acogida nocturnos gestionados por la administración o por entidades sociales como CARITAS GIPUZKOA.
Un tercer bloque compuesto por personas que viven en infraviviendas. Casas que no reúnen las mínimas condiciones de salubridad… Algunas/os viven hacinadas/os. No nos olvidemos de casas y lonjas abandonadas, pabellones… Y el cuarto apartado lo componen personas que residen en ‘viviendas inseguras’; a punto de ser desahuciadas… Hablamos de personas muy vulnerables.

Para hacer frente a esas situaciones, CARITAS GIPUZKOA cuenta con el área de Personas Sin Hogar.
Debido a la existencia de diferentes perfiles de personas en situación sinhogar, CARITAS GIPUZKOA tiene en marcha una serie de servicios. Más concretamente, tres. Hotzaldi es un centro de alojamiento nocturno que cuenta con 30 plazas. Dispone de duchas, taquillas y servicio de alimentación: desayuno, comida y cena. El centro, fundamentalmente atiende a jóvenes en situación de calle, con los cuales se lleva a cabo una intervención educativa.

El área también cuenta con Aterpe y Bidelagun.
Sí. Aterpe está dirigido personas más mayores, con otras necesidades. Es un centro diurno y nocturno de 32 plazas. Cuenta con un centro de día con comedor social, intervención educativa… Así como servicio de duchas, taquilla, peluquería, etc.
Bidelagun está compuesto por diferentes programas. Por ejemplo, el de acogida. En él atendemos a las personas en situación de calle de todo el territorio de Gipuzkoa. Les proporcionamos formación, información sobre recursos de ayuda existentes…
También contamos, tanto en Irún como en Hondarribia, con un programa de ‘Intervención en la Calle’. No esperamos a que las personas acudan a nuestros servicios, sino que salimos a su encuentro. Esta labor la realiza un equipo de voluntarias/os de CARITAS GIPUZKOA.

También estáis inmersos en ‘Lehen Urratsak’, proyecto impulsado por el Gobierno Vasco.
Sí. Es un programa muy interesante y positivo; nos está dando pistas para atender mejor a las Personas Sin Hogar. Consiste en un acompañamiento social, dirigido a personas de la calle, para que eludan esa situación y comiencen a residir en habitaciones, pisos compartidos, etc.

Obviamente, todavía no conocemos con los resultados del ‘Kale Gorrian 2022’, pero desde tu experiencia, ¿cuál es la situación de las Personas Sin Hogar post-pandemia?
El perfil de las personas de calle es casi el mismo que antes de la pandemia, pero hay un aumento muy considerable de jóvenes inmigrantes que duermen en casas abandonadas, etc. Son chavales jóvenes que han llegado aquí con ilusión, con ganas de aportar, pero la Ley de Extranjería, la problemática de la vivienda… les está hipotecando a una vida de exclusión y marginación.

El 28 de octubre, dos días después del ‘Kale Gorrian’, CARITAS GIPUZKOA presentó en el pleno del ayuntamiento de Irún un escrito, en euskara y castellano con objeto de fortalecer el compromiso social en relación con las situaciones que padecen las Personas Sin Hogar.
Fue una iniciativa muy positiva e importante para que nuestras/os políticas/os se paren a pensar ante este gran problema social. Para que las diversas administraciones apuesten por las políticas sociales desde sus respectivas competencias. Debemos luchar para que este problema vaya, por lo menos, disminuyendo. ¿Cómo? Aumentando los recursos. Sobre todo, en el área de la vivienda. La falta de vivienda, unido a la falta de empleo, es el mayor elemento de exclusión de las personas que atendemos.

Reportaje DV

Reportaje Noticias de Gipuzkoa

 

HAZ UNA DONACION ó ASOCIATE CON NUESTRA LABOR

Colabora para ayudar a las personas que más lo necesitan de nuestros pueblos y ciudades. Tu aportación mejora la vida de las personas y las familias que acompañamos. Juntos construimos una sociedad más justa.