Pasar al contenido principal
MIRANDO AL MUNDO
MIRANDO AL MUNDO
MIRANDO AL MUNDO

Koldo Muro (San Sebastian 1969), responsable del Servicio Diocesana de Misiones y Cooperación, nos hace una radiografía de “Miramos al mundo - Munduari begira; campaña de apoyo de la iglesia misionera.

Covid-19ak astindu ederra eman digu. Denoi. Gordina izan da oso. Munduko herritar guztiok nozitu dugu. Baina… denok berdin erantzun ahal izan al diogu? Aukera eta lanabes berdinak izan al ditugu pandemiari aurre egiteko?

 

Debido al Covid-19a, las Misiones Diocesanas Vascas (Bilbao, Vitoria y San Sebastián) hicieron un llamamiento entre los meses de mayo y junio, de la mano de la campaña “Miramos al mundo”, para apoyar a la iglesia misionera. ¿Cuál ha sido la respuesta del SOS?
Desde el momento en que fuimos conscientes del alcance del Covid-19, porque nos ha tocado directamente y nos afectó de forma drástica, intuimos que era una pandemia global. Ha afectado a todo el planeta: continentes, países… 

Por eso, percibimos que la afección, en muchos lugares menos favorecidos donde las/os misioneras/os trabajan, iba a ser especialmente dura y dolorosa. Así ha sido. 

Tras el primer choque que nos supuso el confinamiento inicial que nos obligó a modificar hábitos de vida y trabajo, poco a poco comenzamos a recibir llamadas desesperadas de ayuda y socorro. Nuestras/os misioneras/os y entidades de Iglesia —Caritas locales, comunidades religiosas, párrocos, obispos…— nos enviaron mensajes de petición de ayuda para poder cubrir necesidades básicas: alimentos, medicamentos, medios de protección individual…

Vimos claramente que había que lanzar una campaña internacional para poder aliviar, en alguna medida, estas situaciones. Por ejemplo, Misiones Diocesanas Vascas, a través de las delegaciones de Bilbao, Vitoria y San Sebastián, destinó una cantidad de dinero.

En nuestra diócesis de San Sebastián, con el decidido impulso de nuestro obispo D. José Ignacio, surgió la iniciativa Miramos al Mundo - Munduari begira. Lanzamos esta campaña desde el Servicio Diocesano de Misiones y Cooperación que, en nuestra diócesis, está compuesta por Misiones Diocesanas, CARITAS GIPUZKOA y Obras Misionales Pontificias.

A pesar de la angustia que nos provocó la situación, perplejos por un confinamiento desconocido hasta ahora, aunque no fuimos capaces de hacer llegar el mensaje a todas las parroquias y a todos los hogares, la respuesta fue buena. En poco tiempo recaudamos en las cuentas de CARITAS GIPUZKOA y Misiones 42.000 euro. Eskerrik Asko!

 

“Munduari begira” kanpainaren txostenak, birus global honek “ez dakigu ziur nora eramango gaituen” dio. Baina badakizue herri-elkarte ezberdinei (Bolivia, Kenya, Chiapas…) zuzendutako laguntza ekonomikoaren berri.

Bilboko, Gasteizko eta Donostiako misioen ordezkaritzek, Caritasekin batera, 290.000 euroko ekarpena egin dute. Horietatik, 140.000 euro inguru Gipuzkoatik bidali dira. Gure laguntza hiru lekuetara bideratu da nagusiki: Bolivia, Kenya eta Chiapasera. Bolivian, El Altoko elizbarrutiko Caritaseko pastoral-sozialaren bidez; Kenyan, Quebeceko Misiolarien eskutik; eta Chiapasen, Karitatearen Alabei esker.

 

Otra gran certeza es que las/os misioneras/os vascas/os, trabajan en países en la que los problemas de salud ya eran delicados antes de la pandemia.

Hemos sido invadidos por una enfermedad que ataca personas de todo el mundo, independientemente de su nacionalidad, credo o condición social. Pero, además, en lugares donde los sistemas de protección social y por supuesto, los sanitarios, son débiles, ni tan siquiera sabemos, por ejemplo, el alcance real del número de fallecidas/os. Ha sido dramático escuchar los testimonios de acumulación de cadáveres en las calles en algunos lugares de América Latina.

Algo similar sucederá con el proceso de vacunación donde ya estamos asistiendo a la cruel división de la riqueza en el mundo. Todas/os queremos la vacuna y la queremos cuanto antes. Pero tenemos que ser conscientes de que, o nos vacunamos todas/os, o nos hundimos. Sin el acceso global a las vacunas que salvan vidas, la Covid-19 nunca desaparecerá.

El virus ha viajado a todos los continentes. Ha infectado a más de 100 millones de personas en todo el mundo en poco más de un año. Si no somos capaces de proveer de vacunas a la población mundial, seguirá circulando. Los expertos están dando la voz de alarma por las grandes diferencias en la distribución de vacunas entre los países más ricos y los más pobres del mundo.

 

Birusak kalte handiak eragin ditu gure misiolariek lan egiten duten herrialdeetan.

Nahikoa da Boliviatik pandemia honetan inguruan adierazi digutena irakurtzea. “Ondorioak gordinak izan dira oso, Boliviako leku askotan egoera lazgarria da. Bereziki, El Alto hirian —Boliviako bigarren hiri jendetsuena— bat-bateko krisi malkartsu bati egin behar izan diogu aurre, ustekabekoa, eta ezin izan da inolako aurreikuspenik egin.

Izan ere, badira larritasun berezia duten osagaiak. Osasun krisia da: normalean krisiak ekonomikoak edo sozialak izaten ziren. Ez da jakin nola jokatu, ez dakigu eta ez dugu ikasi, nola zaindu. Ziurgabetasun handia dago zer gertatuko den eta zer egin behar dugun hurrengo olatu bat gainean izaten dugunean. Gobernuak ez du gorde lehen aldietako kontrol-itxura ere. Gehiago arduratzen da beste gobernuari errua botatzeaz, etor dakigukeen olatua konpontzeko zerbait egiteaz baino”.

 

Según el informe de las Misiones Diocesanas Vascas “las consecuencias del confinamiento han sido duras en una población doblemente castigada al no poder trabajar, no tener para comer…”,

Además de la necesidad de útiles sanitarios (mascarillas, gel…) están las consecuencias del confinamiento en poblaciones que viven “al día”. Esa era la gran disyuntiva a la que se enfrentaban. Por ejemplo, en Nairobi (Kenia), donde el gobierno municipal estableció el confinamiento total de los barrios. No se cumplió, porque la mayoría de la gente vive al día: si no trabaja, no come. Muchos optaron por romper el confinamiento y, por lo menos, pudieron comer.

 

Euskal Autonomia Erkidegotik 290.000 euro inguru bidali dira Afrikako eta Latinoamerikako bederatzi herrialdetara.

Hasiera-hasieratik, prozesua, erronka izan da. Gure estutasunak eta galerak gorabehera, gure buruari jarri genion helburua, gurea baino egoera sozial eta ekonomiko okerragoan daudenei laguntzea izan zen. Kontua ez da gehiago edo gutxiago sufritzen duenaren inguruko balorazioa egitea; giza sufrimendua berdina da leku guztietan.

Egia da, halaber, beste leku batzuetan baino segurtasun handiagoz erantzun ahal izan dugula. Hiru elizbarrutiek egin dugun kanpainaren bidez, pertsona batzuen sufrimendua eta mina, hein batean, arindu ahal izan dugu.

 

CARITAS GIPUZKOA también ha realizado una importante aportación de manos de particulares y parroquias.

La respuesta de CARITAS GIPUZKOA, de nuestra Iglesia diocesana, ha sido, como tantas veces, ejemplar. CARITAS GIPUZKOA ha destinado 70.000 euros al proyecto de atención a familias en situación de pobreza extrema en la diócesis de El Alto (Bolivia). Además, se han recaudado 42.000 euros en las cuentas corrientes habilitadas para ello. Misiones Diocesanas ha portado otros 30.000 euros.

 

Altamirano (Chiapas), El Alto (Bolivia), Kayenzi (Ruanda), Nairobi (Kenya), Gihara (Ruanda) eta Santa Rosa (Ekuador) dira laguntza ekonomikoa bidali zaien herriak.

Pandemiak ez du inolako bereizketa geografikorik egin munduan. Era orokorrean eragin digu, kontinente guztioi, herri guztioi, planetako biztanle guztioi. Baina, egia da, halaber, ez digula guztiei berdin eragin.

Leku batzuetan, ondorioa, handiagoa, larriagoa eta bortitzagoa izan da, ez baitute gurea bezalako babes sozial eta ekonomikorako sistemarik. Ez gara demagogoak izango gure Europan hain garatuan, milaka izan baitira hildakoak eta kaltetuak.

Laguntza bidali dugun leku batzuetan, biziraute hutsekoa izan da esku-hartzea, eta baita oinarrizko beharrei laguntzekoa ere. Karitatearen Alabek zuzentzen duten Altamiranoko San Carlos (Chiapas) ospitalerako, auto-babeserako elementu eta NBEetarako (norbera babesteko ekipamendua). Oinarrizko elikadura Ruanda eta Nairobiko (Kenya) aldirietara: konfinamendua zela eta, ezin zuten lan egin eguneko soldata eskuratzeko.

El Alto (Bolivia) eta Santa Rosan (Ekuador) ere beste hainbeste egin da, non Elizbarrutiko Caritasen eta parrokiaren babesa, eguneroko bizitzari aurre egiteko, laguntza jasotzeko aukera bakarra baitzuten.

 

¿En qué ha derivado la ayuda? 

En Kenia, Ruanda y Bolivia, fundamentalmente, en alimentación básica dirigida a las familias para que pudieran pasar la semana con una comida diaria. Pero también en elementos de protección: mascarillas, EPIS (equipo de protección individual), etc. 

Naturalmente, ayuda para que puedan acudir las/os niñas/os a las escuelas. Y lo que en algunos lugares es tan importante, apoyo para la compra de semillas y pequeños préstamos para poder seguir trabajando la tierra. Proyectos de autoempleo para sacar adelante la maltrecha economía familiar. El tiempo dirá si se ha conseguido.


 

 

 

HAZ UNA DONACION ó ASOCIATE CON NUESTRA LABOR

Colabora para ayudar a las personas que más lo necesitan de nuestros pueblos y ciudades. Tu aportación mejora la vida de las personas y las familias que acompañamos. Juntos construimos una sociedad más justa.