Pasar al contenido principal

Misión visión y valores

Las situaciones sociales de exclusión y vulnerabilidad que viven las personas, nos remite a la amplitud de necesidades que tienen las personas para vivir dignamente. Necesidades de alimentación y abrigo tanto como necesidades de relación,de sentido y espiritualidad, y de acceso a derechos sociales.

Con este espíritu contemplativo de la realidad, CARITAS GIPUZKOA reflexiona sobre su propia acción social con el objetivo de atender y acompañar a las personas, familias, y pueblos en situación de vulnerabilidad y exclusión social.

Misión

CARITAS GIPUZKOA, como expresión y organización de la caridad en la iglesia, asume la misión de atender a las personas y pueblos empobrecidos de la tierra, a través de las comunidades cristianas con el compromiso de promover un desarrollo integral de las personas y los pueblos, y de transformar la sociedad para construir un mundo más justo.
Para realizar ese doble compromiso, CARITAS GIPUZKOA se centra en una serie de principios fundamentales basados en la doctrina social de la iglesia.

Visión

CARITAS GIPUZKOA, pretende ser buena noticia para las personas y pueblos empobrecidos y por lo tanto, toda la organización, las personas trabajadoras, y voluntarias, y con ellas, toda la iglesia guipuzcoana, se comprometen a poner tiempo, relación y recursos en ese doble objetivo de ser buena noticia y de buscar El Reino de Dios.
CARITAS GIPUZKOA, quiere ser una organización referente en el espacio social, que construya iglesia con las comunidades cristianas, atendiendo a las personas y pueblos, en los lugares donde viven y conviven.
Y por lo tanto, estará atenta a las realidades sociales y defenderá los derechos sociales de las personas y los pueblos, allí, donde y cuando, se vulneren.
Caritas será signo de esperanza y solidaridad, en su lucha contra la pobreza, y será la voz de las personas y pueblos más débiles, buscando siempre su participación social como elemento principal de la centralidad de la persona.

Valores

La fraternidad
Somos hijos e hijas de Dios, somos relación y comunidad con las demás personas y por lo tanto, estamos estrechamente unidos al camino de nuestros hermanos y hermanas.

La gratuidad
El modo de realizar la entrega y el servicio a las demás personas. Lo que hemos recibido de forma gratuita, hemos de darlo gratuitamente.