Pasar al contenido principal
DONA

Se acercan las navidades y de nuevo, nuestra campaña nos invita a recorrer el camino del buen samaritano que sueña una vida en marcha, con los pies y las manos comprometidas con el dolor y llenas de ternura y compasión.

CARITAS GIPUZKOA sigue el hilo de ese samaritano para desentrañar el sentido de nuestra fraternidad e implicarnos en el cuidado y la dignidad de las personas más pobres. Nuestra campaña te propone tres acciones de solidaridad para construir una comunidad que vive y da vida, que es, en definitiva, Buena Noticia.

¿Y SI, ESTA NAVIDAD PUDIERAS DONAR DIGNIDAD?

Caritas Gipuzkoa apuesta por la autonomía y la dignidad de las personas para sean ellas las que elijan según sus necesidades y costumbres, qué y cómo alimentarse. Haz una donación para llenar la cesta de las familias que acompañamos.

#DonaDignidad #DonaDiferente a través de nuestra web, llamando por teléfono al 943440744 o en el BIZUM al número 38029.

CARTEL -PDF 1MB-

APOYO A CENTROS DE NOCHE DE PERSONAS SIN HOGAR

Los centros HOTZALDI y ATERPE atienden a decenas de personas que necesitan además de un lugar y un proyecto de vida digno, algunos enseres personales con los que puedes colaborar. Dona calcetines y toallas nuevas, así como productos de higiene personal que las personas sin hogar necesitan en nuestros centros.

CARTEL -PDF 160KB-

Venimos de celebrar, en nuestra campaña de septiembre “Una comunidad que sueña”, donde el Papa Francisco nos animaba a soñar juntos una fraternidad universal.

Se acercan las navidades y de nuevo, nuestra campaña nos invita a recorrer el camino al estilo de este hombre samaritano que no sueña dormido una vida distinta y mejor, sino que la sueña en marcha, con los pies y las manos llenas de barro, de dolor compartido y de indignación, pero también con pies y manos que pisan y acarician con ternura y compasión.

Animados por este Espíritu que da la luz a estos valores, dignidad y cuidado y con ese mismo talante que conlleva parar, sanar e involucrar a otras personas en la tarea de recuperar la dignidad de la persona abandonada y herida, recorremos este camino de adviento que da pie a la Navidad.

Construir una comunidad que vive y protege la dignidad y los derechos humanos de todas las personas, que se hace cargo de sus vidas acompañando sus procesos, denunciando las situaciones cotidianas injustas y que trabaja para para hacer posible oportunidad y futuro.

Construir una comunidad que vive y que con su aportación a la sociedad construye y propone un estilo de vida más solidaria e inclusiva, que genera espacios de diálogo y encuentro entre las personas desde su diversidad, que teje confianza, amistad y fraternidad y no quiere pasar de largo ante el dolor, la pobreza, la soledad y el individualismo que hay en nuestro mundo.

Construir una comunidad que vive hermanada con la Creación y que va dando pasos en la toma de conciencia para cuidar mejor la casa común, revisando sus hábitos de consumo y realizando gestos sencillos para vivir en mayor armonía consigo misma y con el entorno.

Una comunidad que se compromete con la vida es aquella que se hace cargo de la realidad. El samaritano se encargó de él, se acercó, sanó las heridas y compartió su tiempo, su conocimiento y sus recursos. Pero no se quedó ahí. Fue a pedir ayuda a otras personas, a involucrarlas para que participaran en esa tarea de cuidado y de acompañamiento. Se implicó hasta asegurarse que la vida de la otra persona tomaba de nuevo su camino en la vida. Le revitalizó .Lo puso en pie y en camino. Le dignificó.

La red que había tejido con aquel hombre herido, el posadero y quienes allí podían ayudar, se convirtió en un nuevo proyecto para rehabilitar la vida de todas las personas heridas. Un cuidado y un acompañamiento transformador que humaniza a todas las personas implicadas y revitaliza la vida con un nuevo sentido comunitario.

CARITAS GIPUZKOA sigue el hilo de ese samaritano para interpretar el sentido de nuestra fraternidad e implicarnos de forma comunitaria en el cuidado y la dignidad de las personas que atendemos. Nuestra campaña pretende a través de tres acciones de solidaridad construir una comunidad que vive y da vida, vida buena y Buena Noticia.