Skip to main content
LIV JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ
LIV JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ

La cultura del cuidado como camino de paz es el título de la LIV Jornada Mundial de la Paz que celebramos el primer día de 2021. En el mensaje, el Papa Francisco insiste en el cuidado como brújula social para la construcción de una nueva humanidad.

El Papa ha elegido para el comienzo de este nuevo año este mensaje:” La cultura del cuidado como camino de paz. Cultura del cuidado para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que suele prevalecer hoy en día.” El mensaje refuerza algunas ideas entrelazadas sobre la paz, la justicia social, el cuidado de la creación en el contexto de nuestra fe cristiana. “El año 2020 se ha caracterizado por la gran crisis sanitaria de COVID-19, que se ha convertido en un fenómeno multisectorial y mundial, que agrava las crisis fuertemente interrelacionadas, como la climática, alimentaria, económica y migratoria, y causa grandes sufrimientos y penurias a miles de personas en el mundo.”

No hay paz sin la cultura del cuidado.

La cultura del cuidado, como compromiso común, solidario y participativo para proteger y promover la dignidad y el bien de todas las personas, como una disposición al cuidado, a la atención, a la compasión, a la reconciliación y a la recuperación, al respeto y a la aceptación mutua, es un camino privilegiado para construir la paz. «En muchos lugares del mundo hacen falta caminos de paz que lleven a cicatrizar las heridas, se necesitan artesanos de paz dispuestos a generar procesos de sanación y de reencuentro con ingenio y audacia».

En este tiempo, en el que la barca de la humanidad, sacudida por la tempestad de la crisis, avanza con dificultad en busca de un horizonte más tranquilo y sereno, el timón de la dignidad de la persona humana y la “brújula” de los principios sociales fundamentales pueden permitirnos navegar con un rumbo seguro y común. Como personas cristianas, fijemos nuestra mirada en María, Madre de la Esperanza. Trabajemos en común para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida. No cedamos a la tentación de desinteresarnos de los demás, especialmente de las personas más débiles; no nos acostumbremos a desviar la mirada, sino comprometámonos cada día concretamente para «formar una comunidad compuesta de hermanos y hermanas que se acogen recíprocamente y se preocupan los unos de los otros».

Más información:   http://www.vatican.va/content/francesco/es/messages/peace/documents/papa-francesco_20201208_messaggio-54giornatamondiale-pace2021.html

Foto de Dahiana Waszaj en Unsplash

 

niña entre girasoles