Skip to main content
“Queremos dar voz y visibilidad al migrante para que se le vea y se le escuche”.
“Queremos dar voz y visibilidad al migrante para que se le vea y se le escuche”.
marcia velazquez

 

El próximo domingo se celebrará la Jornada Mundial de las Personas Migrantes y Refugiadas. “Teniendo en cuenta las diferentes situaciones que han padecido muchas personas en el río Bidasoa, es decir, la realidad de las/os migrantes que no pueden cruzarlo, hemos decidido celebrar la jornada en Irún”, subraya la integrante de la Pastoral de Inmigrantes, Marcia Velasquez (Yoro, Honduras, 1982). En su opinión, “un verdadero día de encuentro y celebración”.

 

¿Qué significa para ti la palabra migrante?

En 2007 migré desde Honduras. Aunque llevo aquí, 16 años, sigo siendo una migrante porque no soy ni de aquí, ni de allí. Me siento extranjera tanto cuando regreso a mi país como aquí, aunque he tenido la suerte de haber tenido una muy buena acogida y de contar a mi alrededor, con personas que me han hecho sentirme como una más.

 

Pero todavía te sientes extranjera.

Sí. No olvido mi país de origen, mis raíces. Soy hondureña al 100%. Es normal, allí está mi tierra, mi familia, mi gente… Todo lo de mi país, me llama.

 

Aterrizaste en Gipuzkoa hace algunos años.

Sí. Con 24 años y recién casada. Aquí han nacido mis tres hijos.

 

Una sociedad del que tenías referencias, pero hasta que llegaste no pudiste hacer una verdadera lectura de la realidad.

Tras casarme vine con mi pareja y comenzamos una nueva vida sin ser muy conscientes de las posibilidades laborales con las que nos íbamos a encontrar.

 

¿Cómo fue aquel ‘año cero’ aquí?

Llegué un martes, y a los cuatro días, el sábado, acudí a la Eucaristía de la Pastoral de Inmigrantes que se celebró en la iglesia de la Sagrada Familia de San Sebastián. No conocía a nadie, pero observé que teníamos muchas cosas en común. No me oculté y pregunté en que podía ayudar, y a partir de ese momento comencé a formar parte de la comisión de la liturgia. Siempre me ha gustado estar involucrada en la acción social.

 

Y la radio también te ayudo un poco.

Sí. Como en mi país tuve mucho contacto con una parroquia de Jesuitas, aquí contacté con el jesuita de Loiola Etxea, Txema Auzmendi. En 2007, esa casa, se convirtió en mi hogar. Él dirigía un programa en Herri Irratia y un día me entrevistó. En mi país colaboraba en un programa radiofónico dirigido a jóvenes llamado ‘Jóvenes por el Reino’.

 

¿Qué significa para ti la Pastoral de Inmigrantes?

Mi familia de aquí. ‘Ser parte de’, es decir, ‘sentirte acogida’. Que cada persona pone de su parte e intente dar un poco de lo que tiene. Aunque vengamos de fuera y tengamos necesidades, también tenemos cosas que aportar. Si damos, nos sentimos acogidos e importantes. Sentimos que tenemos un valor más allá de ser una persona extrajera que necesita ayuda.

 

¿Qué te aporta la Pastoral?

Personalmente, me llena. Es la razón de ser. A mis tres hijos les muestro la realidad existente para que vean que el servir, el sentirse útil, nos ayudan a crecer como persona. 

 

¿Y a quién va dirigida?

La Pastoral de Inmigrantes pretende acompañar, ayudar y estar cerca del migrante con objeto de trabajar la fe que traemos de nuestros países. Para no alejarnos de Dios y trabajar nuestro interior cristiano, solemos celebrar Eucaristías en diversas iglesias de Gipuzkoa. Ayudamos, acompañamos, escuchamos y gestionamos también algunos problemas que puedan tener las personas migrantes.

 

¿Cómo se siente un/a migrante y refugiada que vive entre nosotras/os?

¿Una persona con su mochila, cargada de muchas ilusiones y dolor por dejar a su familia en su tierra, aquí? Ni tan mal… Falta cultura del convivir con las personas, pero también existe mucha empatía. Poco a poco se percibe la aceptación de la sociedad que se ha logrado trabajando la integración y la convivencia.

 

Ya han trascurrido varios años aquí…

Todas/os emigramos con la intención de regresar algún día a nuestro país. La realidad que imaginábamos antes de partir y con la que nos encontramos una vez aquí, no coinciden. En 16 años he viajado dos veces a mi país ¿Cuándo volveré allí? No lo sé...

 

El próximo domingo, 25 de septiembre, en Gipuzkoa, la Jornada Mundial de la Persona Migrante y Refugiada se celebrará en Irún.

Sí. Mediante la jornada, queremos dar voz y visibilidad al migrante para que se le vea y se escuche. Participando en el ‘Circulo del Silencio’, en silencio, le damos voz al sin voz. Es una fecha importante y especial. El objetivo del próximo domingo es, que se le vea y se le escuche al migrante. Como dice el lema de la jornada, “Construir el futuro”, pero ahora. Que comience ya para poder, entre todas/os, construir una sociedad mucho mejor. No somos indispensables, pero sí parte del puzle.

 

¿Por qué escogisteis Irún?

Conociendo las realidades entre fronteras y las diferentes situaciones migratorias que se están dando, nos decantamos por Irún. Celebraremos la Eucaristía en la parroquia del Juncal, acto que nos reúne y nos da fuerza. Nos uniremos en un “Circulo del Silencio”, en recuerdo de las personas migrantes y refugiadas de todo el mundo. Contaremos con actividades para los más pequeños, así como para adultos. Y aportaremos también el ‘sabor’ que traemos los que venimos de fuera; baile, música y gastronomía. Compartiremos la comida que cada una/o llevemos a Irún. Estáis todas y todos invitadas/os.

 

Egin dohaintza edo elkartu gure lanarekin

Elkarlanean aritu gure herri eta hirietan behar gehien duten pertsonei laguntzeko. Zure ekarpenak lagun ditugun pertsonen eta familien bizitza hobetzen du. Elkarrekin gizarte justuagoa eraikitzen dugu.